Connect with us

MUJER QUE SABE LATÍN….

Published

on

Mónica Noemí RomeroPor: Mónica Noemí Romero

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer viene a mi mente ese dicho añejo que inmortalizara en un libro la escritora y diplomática mexicana Rosario Castellanos, “Mujer que sabe latín….ni tiene marido, ni tiene buen fin”.

Para muchos frase sexista, para algunos como yo, realidad cotidiana.

La evolución de los derechos de la mujer a lo largo de la historia, nos llevarían a nombres, fechas y líneas del tiempo que por sí, no nos dicen nada. Para la nueva generación de mujeres que han tomado por asalto las redes sociales, ellas, las de la generación “Y” que provocan movimientos con ejemplos vivos como el de Malala o las niñas de Nigeria, las que rompen los velos musulmanes o las que buscan presidencias de países, ellas, las que buscan resultados diferentes con planteamientos diferentes, son las que hoy, desde una realidad aplastante buscan el cambio.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española nos señala, que EQUIDAD significa: Cualidad que consiste en no favorecer en el trato a personas perjudicando a otra /Dar a cada uno lo que merece en función de sus méritos o condiciones.

Las mujeres acusamos constantemente la inequidad del Estado, la falta de políticas públicas o las ineficientes respuestas, acusamos la violencia de género y hemos establecido la obligatoriedad para que nos sea dado lo que en derecho está escrito.

No podemos apartar la cultura en que como sociedad hemos sido formados seria negar el origen híbrido entre la España dominante y la tierra indígena libre.

En esta época donde lo contemporáneo real rebaza a la ficción, uno de los campos tradicionalmente considerados para hombres es el político. La Ley de Equidad de Género o “Paridad de género” en la política ha llevado a establecer reglas de obligatoriedad a los partidos políticos para incluir mujeres en igualdad de circunstancias que el hombre.

La pregunta es: ¿Tenía que ser forzoso transitar de esta manera hacia la equidad?, la respuesta no queda muy clara, para algunos la obligatoriedad quita la equidad, la cultura no entra a fuerza, crea rechazo. Decía un articulista hace unos días, que la presencia de mujeres en una candidatura o un puesto público, no garantiza la eficiencia, la honestidad y la transparencia, y debo decir que estoy de acuerdo con ello.

Eso nos lleva a reconocer la oportunidad histórica que un gran número de mujeres arriben a cargos públicos, hacer las cosas y hacerlas bien es la consigna, abrir brecha el resultado. En Baja California por primera vez, tres de las cinco alcaldías quedaran en manos de mujeres, lo que tanto hemos criticado y señalado como la ineficacia en la aplicación del gasto público, las componendas políticas y la corrupción, no puede volver a suceder, si lo hacemos mal, la sociedad que ve como “modismo” el término “EQUIDAD” estará dando la razón tacita a los que piensan que equidad es luchar encarnizadamente por lograr lo que se quiere, cuando es simplemente reconocer lo que se tiene.

Decía Ulpiano…es simplemente dar a cada quien lo suyo.

La violencia de género, así tipificada por la Ley no deja de estar cargada de emocionalidad, aquel “pégame, pégame pero no me dejes….” Se da con mayor frecuencia de lo que pudiéramos imaginar, el “Eres mía o de nadie…” nos habla de la tremenda frustración heredada y temor al rechazo de un género masculino que aun considera a la mujer como moneda de cambio.

Proponer soluciones mágicas no nos lleva más que a darnos cuenta que la solución está en medios de comunicación y en educación familiar, no está en cambiar de género las palabras o usar los artículos los o las.

Un cambio de cultura nos vendría muy bien, entendiendo la dualidad que existe por naturaleza en una mujer, al ser dadora de vida y persona en desarrollo pleno. Aun pasara mucho tiempo para que el cambio se note en la estadística, el “empoderamiento”, palabra tan temida, no es tener poder sobre alguien, el empoderamiento es entender la fuerza que la mujer tiene como líder natural que transforma el entorno, es vencer la barrera personal del NO PUEDO, es la búsqueda constante por la superación aún en las condiciones más adversas.

Por ello “Mujer que sabe latín…..empoderada….siempre tendrá buen fin”

Déjanos tu comentario 👇
TECATE EL CLIMA
Advertisement
Advertisement