Connect with us

Opinión

LO URGENTE Y LO IMPORTANTE

Published

on

Hay una diferencia enorme entre lo que es urgente y lo que es importante, lo urgente es algo que se tiene que hacer ya, tal vez se pueda posponer o cambiar, como cambiar la alfombra de la sala, comprar leche para el cereal del desayuno, teñirme el cabello o hacerme las uñas, etc. Son cosas que tenemos que hacer y que a ultimo de los casos no deben de quitarnos ni la paz ni el sueño.
Pero lo importante es algo que no podemos posponer ni dejar para mas tarde, una cita con el medico, pagar la renta, decirle a nuestros hijos y pareja que los amamos, ponerle gasolina al auto, etc. Al trabajar en nuestra recuperación podremos priorizar lo que tengo que hacer o decir de acuerdo con lo que es urgente y lo que es importante, por ejemplo, un cuarto paso es importante pero un quinto es urgente, no podemos avanzar en nuestra recuperación si no descubrimos el origen de nuestra enfermedad, es urgente admitirlo ante Dios, ante nosotros mismos y ante los demás, pero si no encontramos la raíz de nuestro problema realmente no podemos compartir mucho, solo vamos a estar dando vueltas sobre el mismo asunto una y otra y otra vez.

– Debo priorizar
La pregunta Foco. Debo preguntarme siempre si estoy enfocado en lo más importante. ¿Cuántas veces perdimos toda una mañana para escribir una carta o toda una tarde para arreglar un cajón, un closet o un armario? ¿Cuánto tiempo perdimos en estupideces, en cosas secundarias? Y en la vida en igual, ¿cuánto tiempo perdimos en “no me saludó”, “me dijo esto o aquello”?
Para saber si una cosa es importante, pregúntate: si te quedara una hora de vida ¿estarías preocupado por hacerlo o decirlo? Si la respuesta es no, entonces no es importante. Pregúntate si de acá a cinco años te vas a preocupar por lo que hoy te estás preocupando, si la respuesta es no, no vale la pena preocuparse. Tienes que aprender a priorizar e invertir tu tiempo en las cosas trascendentes.
Debo tirar todo lo que no sirve. Debo limpiar mi casa, mis closets, mis cajones, mi cocina, el desorden de mi escritorio. Tira todo lo que ya no sirve. El secreto esta en que si ya no has usado algo, puesto algo, visto o escuchado algo durante el ultimo ano, lo más probable es que ya no lo vas hacer el día de mañana. Cuándo vas a la oficina de gente importante, de negocios y ves el escritorio sin papeles, todo limpio, todo brilla y piensas ¿pero este hombre no trabaja? No, es que aplica el principio de prioridad. Si te sientas en un lugar donde todo está desordenado, automáticamente tu mente se desordena; pero si lo haces en un lugar donde todo está limpio, influye en tu manera de pensar y serás más ordenado. Tira todas las revistas viejas que tengas, los diarios, las revistas científicas o de computación que tienen más de seis meses porque ya no sirven, la ciencia avanza, están desactualizadas.

La ley del fluir. Dice “cuanto más rápido trabajas, más energía tienes”. Por eso hay gente que hace un montón de cosas porque entraron en la ley del fluir, en cambio cuanto más lento estas, más te deprimes. REPITE: soy una persona para la acción.
Acciona, pon las manos a la obra, porque el sueno sin obras no se realiza, es sugestión. La ley del fluir dice “Hay que moverse sin pausa, continuamente”. Si haces algo, dedícate por entero a eso, si vas a mandar pagos, siéntate y mándalos todos juntas; si vas a limpiar, limpia todo de una vez. Una hora de trabajo sin interrupciones vale por tres horas con descansos e interrupciones.

Tener compulsión por cerrar las tareas. Usar sabiduría de cierre, ganas de terminar cosas, no de empezar. Hay gente que no echa raíces y va cambiando porque se aburre. Deja de cambiar de trabajo cada dos años o de estilo de vestir por temporadas, ¡deja de seguir estereotipos que no van contigo! Porque no son las cosas que aburren sino tu, pero si le pones cosas nuevas, lo que estás haciendo no te va a aburrir, descubre tu verdadero yo. La sabiduría de cierre aumenta tu autoestima.

Debo trabajar más duro. La gente exitosa siempre empieza antes y termina después. Hay que trabajar, moverse, accionar en fe, levantarse temprano, buscar de tu Poder Superior, todo el día, servir, discipular, entrenarte, prepararte con los mejores, porque Dios honra y bendice el trabajo. Cuando Dios creó a Adán, primero lo mandó a trabajar y después le dio la compañera (nunca aceptes a un hombre que no trabaje). Nunca desprecies el día de las pequeñeces, trabaja duro porque lo que hoy es pequeño mañana será grande.

Trabaja más inteligentemente que los demás. Porque las cosas no suceden sólo porque lo confiesas, debes trabajar también y toda la gente exitosa hizo un esfuerzo mayor al común de la gente.

ADIEL GARCIALic. Adiel O. García, licenciado en Comunicación y

Especialista en Comportamiento y Adicciones

(619) 789-3873   /  [email protected]

TECATE EL CLIMA
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Facebook