Connect with us

Opinión

ACTITUD POSITIVA, DE PARTICIPACION MAS QUE DE APARIENCIA

Published

on

Había una vez una familia de patos que vivía en un estanque, la madre pata estaba empollando huevos, cuando de pronto apareció un huevo totalmente distinto a los que tenía. “¡Qué huevo grande y diferente es éste!”, se dijo, Pero decidió continuar empollándolo junto a los demás.

Al cabo de un tiempo, los patitos salieron al mundo, todos amarillos salvo uno, el que provenía del huevo diferente: éste era negro y más grande; no parecía provenir de la misma familia que los patos. ¡Y es que en realidad se trataba de un águila!

El águila se crió junto a los patitos y cada tanto se acercaba a la madre pata y le decía: “Mamá, ¡quiero volar!”. Pero la pata le respondía: “Los patos no vuelan”. El águila insistía, pero la pata le volvía a repetir: “Los patos no vuelan”.

Pasó un tiempo. El águila siguió viviendo junto a los patos, comiendo la misma comida y criándose de la misma manera, hasta que un día, ya adulto, le dijo una vez más a su madre: “Mamá, ¡quiero volar!”. Y una vez más, la pata le volvió a contestar:” ¿Cuántas veces te voy a decir que los patos no vuelan?

Y esa águila nunca voló.

Extraído de “Con los pies en la Tierra y el corazón en el Cielo” de David Lifar, Colección Millenium, Javier Vergara Editor.

“Los buenos profesores deberían ser buenos narradores de historias, y la educación debería tener como objetivo enriquecer la vida de la gente, despertar su curiosidad”…explicaba un conferencista a su audiencia.

En el tema educativo como en muchos otros temas, es importante  discutir como y porque hacemos lo que hacemos. No podemos seguir tomando decisiones basadas en tradiciones, en ganas o en gustos. Lo que se hace en las escuelas y en las aulas debería ser parte de un plan, de metas, de objetivos, de retos para los involucrados.  Cuantas de las actividades escolares son porque se ven bonitas, porque a los papas les gusta o porque siempre se han hecho así.

A los padres nos llena de orgullo y satisfacción que nuestros hijos sean inteligentes y tratamos de apoyarlos con todo lo que sume a su inteligencia. Nuestros hijos, nuestros alumnos nos invitan a consultar, e investigar. Nos retan a romper las rutinas; cuestionar que es verdadero y valioso y que no lo es. Ellos son nuestra gran oportunidad para buscar nuevos caminos, diferentes alternativas y desarrollar una visión personal del mundo… no sea que después de todo el esfuerzo les digamos que no pueden volar.

Estoy plenamente convencida que necesitamos una educación integral que nos permita a todos los involucrados ademas de conocimientos, desarrollar actitudes positivas,  de participación, de esencia mas que de apariencia…

 

Maria Teresa Contreras

Lic. Psicologia Clinica con Especialidad en Orientacion Familiar.
Life Coach

[email protected]

 

 

MARIA TERESA CONTRERAS

TECATE EL CLIMA
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Facebook